Curso de Administración Deportiva

Esta propuesta internacional de formación ofrecida por el COI es, sin duda, una de las oportunidades más importantes en materia de educación y formación de administradores y dirigentes deportivos.

La calidad del liderazgo y de la gobernanza de las organizaciones deportivas, incluidos los comités olímpicos nacionales, es esencial para reforzar el Movimiento Olímpico y, sobre todo, para promover y ofrecer un deporte ético en sus comunidades. En el Congreso Olímpico de 2009 ya insistí en este punto que en mi opinión sigue manteniendo su pertinencia:

“En una sociedad cada vez más individualista, aunque cada vez más globalizada e interconectada, el deporte y las organizaciones deportivas solo pueden conservar su importancia si logran la “unidad en la diversidad” y si arraigan su organización y sus estructuras en los principios de respeto, responsabilidad y confianza. Solo entonces estará el deporte en condiciones de justificar y preservar su autonomía. Solo
entonces podrá afirmar sus propios valores”.

Los cursos de formación de Solidaridad Olímpica destinados a los administradores deportivos contribuyen al respeto de estos principios, puesto que ofrecen una oportunidad excelente para debatir los aspectos
esenciales de la buena gobernanza de las organizaciones deportivas, los valores y principios del deporte ético, las características y los logros del Movimiento Olímpico, y muchos otros temas pertinentes.


Curso de Administración Deportiva

Esta propuesta internacional de formación ofrecida por el COI es, sin duda, una de las oportunidades más importantes en materia de educación y formación de administradores y dirigentes deportivos.

La calidad del liderazgo y de la gobernanza de las organizaciones deportivas, incluidos los comités olímpicos nacionales, es esencial para reforzar el Movimiento Olímpico y, sobre todo, para promover y ofrecer un deporte ético en sus comunidades. En el Congreso Olímpico de 2009 ya insistí en este punto que en mi opinión sigue manteniendo su pertinencia:

“En una sociedad cada vez más individualista, aunque cada vez más globalizada e interconectada, el deporte y las organizaciones deportivas solo pueden conservar su importancia si logran la “unidad en la diversidad” y si arraigan su organización y sus estructuras en los principios de respeto, responsabilidad y confianza. Solo entonces estará el deporte en condiciones de justificar y preservar su autonomía. Solo
entonces podrá afirmar sus propios valores”.

Los cursos de formación de Solidaridad Olímpica destinados a los administradores deportivos contribuyen al respeto de estos principios, puesto que ofrecen una oportunidad excelente para debatir los aspectos
esenciales de la buena gobernanza de las organizaciones deportivas, los valores y principios del deporte ético, las características y los logros del Movimiento Olímpico, y muchos otros temas pertinentes.